Naruto Universo


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
Reproductor videoclips


VideoPlaylist

Reloj
Estadísticas
Tenemos 118 miembros registrados.
El último usuario registrado es xander110.

Nuestros miembros han publicado un total de 2913 mensajes en 392 argumentos.
Reloj

Comparte | 
 

 Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Examinador
Examenes
Examenes
avatar

Cantidad de envíos : 31
Fecha de inscripción : 18/01/2009

MensajeTema: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   Jue Sep 10, 2009 1:36 am

Sobre el examen:

- Se debe ser gennin
- No hay límite de plazas, pero el plazo de inscripción se cerrará cuando se considere oportuno
- Para inscribirse es necesario hacer un pequeño post sobre: la primera prueba del examen de chuunin, al igual que en la serie, constará de una gran sala llena de ninjas en la cuál hay que adueñarse de la información adecuada para rellenar el inscrito utilizando vuestras habilidades. No hay límite ni mínimo de líneas, pero esto puede decidir si entrais o no a la siguiente prueba.
- Constara de dos pruebas contando la anterior.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Katsu Ryô
Gennin
Gennin
avatar

Cantidad de envíos : 68
Fecha de inscripción : 01/09/2009

MensajeTema: Re: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   Jue Sep 10, 2009 12:06 pm

Eran las cinco de la madrugada en el hospital, y Katsu Ryô se revolvía incómodo en su cama. Había sido hospitalizado al realizar mal una técnica explosiva y hacer saltar por los aires varios kilos de explosivo que llevaba en una riñonera. La suerte que había tenido es que le quedara poca arcilla, porque si no tendrían que haber ido a buscar la otra parte de su cuerpo a algún tejado de la zona donde hizo tal burrada.

Casi impulsado por un resorte, salió disparado hacia delante, inmediatamente unas cuerdas le estamparon hacia detrás, contra el colchón, a base de tirar del albornoz que llevaba. No habían tenido que tomarle ficha médica ni darle ropa de hospital. Ya era conocido por aquellos lares y no les apetecía repetir papeleo cada vez que el pobre idiota tenía un error de ninja principiante como inmolarse a sí mismo. La especia de pijama que llevaba tenía pinta de ser muy cómodo, pero eso no pudo evitar que se hubiera despertado. No obstante; no sabía cómo ni por qué. Lo que sabía era que si no salía por patas le obligan a pagar la hospitalización. Simplemente no se lo podía permitir, teniendo en cuenta que su sueldo de ninja vago era cero; y que lo poco que ganaba lo gastaba en alcohol y buenas compañías. Se peinó el pelo pelirrojo con la mano, pensativo.

Concluyendo que no le valía la pena seguir dando vueltas al tema, se llevó la diestra a la palma de la otra mano, abriendo una pequeña cremallera en el guante negro que la cubría y dejando ver una sorprendente boca en ella, con lengua incluida. Metió esta dentro de un agujero de una de las capas de su vestimenta, que usaba a las veces de bolsillo cuando no tenía nada mejor. La boca de su mano empezó a masticar una sustancia parecida a la plastilina. No se trataba sino de arcilla explosiva. Tras pasar la lengua varias veces por el lugar, sacó su mano de ahí y la extendió, dejando salir de la extraña boca media docena de pequeños insectos blanquecinos, que se postraron sobre los puntos clave de las vendas que le sujetaban al colchón.


<<Tal vez me he pasado un poco con esto>> pensó, pero ya era demasiado tarde. Llevándose una mano frente a su nariz, hizo el tan conocido sello de su clan mientras pronunciaba “Katsu”.
Hasta los ingresados por problemas de audición de levantaron como un rayo al escuchar la petardada y el humo provocados por el conocido gennin, que había salido por la ventana. Si no conseguía llegar a cierto lugar en un tiempo récord al lugar donde se celebraba el examen de chunnin, habría perdido un tiempo precioso. Y esto no podía permitírselo a esas alturas.

Varias horas más tardes, se permitió a sí mismo dar un respiro a sus pies sentándose provisionalmente sobre una acera. Mira que eran incómodas esas chanclas que obligaban a llevar en los hospitales, parecía como si uno tuviera dos gillotinas como calzado “cómodo”. Al fin llegó al lugar donde se suponía que se celebraba el evento de inscripción para aquel selectivo examen, pero no había ni un alma interesada, al parecer. Al preguntar a algunos de los lugareños transeúntes sobre el mismo, no recibió más respuesta que “llegas tarde”. Presa de un cabreo desmesurado, entró a la recepción del lugar, casi arrancando la puerta a su paso.

-Vengo a inscribirme para el examen de chunnin. - dijo, metiendo su mano en una de las cuatro riñoneras ocultas bajo su ropa, que se había permitido rescatar antes de ir allí, y moldeando una serie de pequeños insectos parecidos a arañas. Estos cayeron de su ropa y caminaron felizmente por la recepción, mientras Ryô seguía esperando a que el tipo dejara de atender una llamada de teléfono. Pero no parecía muy dispuesto a hacerle caso.

-KatsuDijo cortante, provocando la explosión de uno de los insectos, que reventó el teléfono por el que hablaba el recepcionista.

-¡¿Qué coño te crees que...?!

-Vengo a inscribirme al examen de chunninle cortó de nuevo Ryô, sin prestar atención al enfado del recepcionista.

-¡Vete a la mierda! ¿Es que no sabes que llegas tarde?

-Dime dónde se va a celebrar si no quieres que te vuele la cabeza también.


-Yo...


Después de varios minutos de interrogatorio y desmentir cinco veces la pésima información que el daba el tipo, Ryô concluyó por fin dónde se realizaba el examen de chûnnin. El tipo quería evitar que más gente entrara al examen para que sus familiares tuvieran más oportunidades de pasarlo, qué hipocresía. Tardó varios minutos adicionales en llegar al recinto. Se esperaba que le atacaran una docena de gennins competitivos con aires de heroísmo. Pero en vez de ello, le llevaron a una mísera sala con una hoja de examen y un lápiz listos para... ¿para qué?

Se sentó en la silla, extremadamente incómodo. No le gustaba revivir su infancia, y menos aún en una silla tan incómoda como las que frecuentaba en la academia ninja de mala muerte a la que había pertenecido. Parecía el primero en llegar, y la mayoría le habían tomado por un repetidor, al presentarse al examen de chûnnin a los nada más y nada menos que 25 años. Tras echar un par de miradas asesinas al hatajo de pedófilos que le observaban desde todas las direcciones, echó una ojeada al examen. Lo que le valió un resoplido. Los tipos apuntaban cosas en sus respectivas libretas, le recordaban a su médico... cómo odiaba a su médico. No le estaba ayudando nada la primera parte.

Rellenó el espacio del nombre, Katsu Ryô, y se quedó mirando el examen durante varios minutos ¿pero qué gilipolleces eran capaces de preguntar esa panda de cenutrios? Toda clase de incongruencias y datos varios que no tenían ni la más patética acepción al mundo real. Tras releer la primera pregunta cerca de veinte veces, concluyó en escribir con evasivas, hasta que se le ocurriera algo mejor. Así pues, y tras diez minutos adicionales, el examen estaba abarrotado de renglones incongruentes, e indirectas varias, para responder sin dar una respuesta firme. Si ponían preguntas enrevesadas, respondería con el mismo calibre. Una vez hubo acabado, mantuvo el ojo firme en la puerta, esperando al resto de participantes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gakkyû
Gennin
Gennin
avatar

Cantidad de envíos : 28
Fecha de inscripción : 10/09/2009

MensajeTema: Re: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   Vie Sep 11, 2009 5:19 pm

Entre la eterna noche, y la inminente madrugada, Gakkyû se encontraba en un valle en medio de la nada. Acababa de despertar de su sueño, y al estar tan entumecido, decidió darse un baño en una de las cascadas, típico de su país. Era una actividad relajante, que le ayudaba bastante a relajarse por las mañana, y a estar más despejado, dejándole menos dormido. No era típico en él tener sueño, no dormía mucho, y esa fue la causa de sus grandes y ennegrecidas ojeras de su cara.

Por las noches sufría dolores intensos en todo su cuerpo, por eso, dormía escasamente y cuando conseguía dormirse, le costaba mucho mantener el sueño. Tenía un sueño bastante ligero, cualquier ruido podría despertarlo. Esa mañana, estaba bastante motivado, y convencido. Quería apuntarse a los exámenes de ascensión a rango Chunnin. Algo para lo que se había preparado en el País de la Cascada, con su maestro.

Se peinó su cabello rubio y liso, un poco, para alisarlo un poco más, con los dedos. Su peinado, bastante típico en esas épocas, le tapaba los ojos y le dejaba ver al mismo tiempo, él se lo dejaba todo hacia adelante, aunque dirigiéndolo a un lado, le quedase mejor, era una manía bastante rara. También era bastante adicto a la perfección, era muy perfeccionista, cada mota de polvo, la limpiaba, no podía haber nada imperfecto en su espacio vital. También era muy ordenado, tenía la manía de hacer todo de una forma concreta siempre, se vestía de la misma manera siempre, y le costaba atar cordones, por eso nunca lleva zapatilla, sino sus sandalias Ninja.

Al parecer, el examen de ascenso a Chunnin se iba a celebrar en una aldea cercana, así que organizó todo y se dispuso a partir. Aquella aldea era bastante desconocida para él, nunca había estado fuera del país de la Cascada, por lo tanto tenía que estar atento a los ciudadanos. No pensaba que tratarían bien a un forastero, así que prefirió no preguntar y arreglárselas para buscar el lugar sólo.

Durante el camino, lo que más le sorprendió fue ver a una persona volando por los aires en su dirección. Se apresuró a ver qué pasaba, pero cuando llegó al lugar donde cayó, no había nada. Parecía alguien mayor, pero por lo que hizo, un Ninja también podías ser, así que se apresuró a seguirle, para saber dónde era la prueba para Chunnin. No parecía muy seguro de lo que hacía, pero tenía un buen presentimiento.

Después de seguir su rastro, llegó a la recepción, y escuchó la “conversación”, que más bien parecía una amenaza de muerte. Pero se le ocurrió un plan.

- Yo vengo con él, así que ya sabes… -dijo dirigiéndose al recepcionista.

Lo miró con cara de asustadizo, y le dejó pasar. Entró al lugar y mirando a los alrededores lo primero que pensó fue tras ello, miró a los demás, vio sentado al hombre pelirrojo, que tendría una edad mayor que la suya al parecer, y le pareció bastante ridículo que alguien así de mayor se presentase a el examen de Chunnin, y simplemente lo clasificó como “fracasado”.

Cuando pusieron un papel delante de su cara, mostró asombro. Él no se había preparado para la parte escrita, se leyó las preguntas unas cuantas veces, y empezó a responder con la experiencia tomada en las peleas anteriores. Le salió el examen bastante mal, por lo que pensó que era un desastre, aparte, se pasó media hora del examen, sacándole la punta al lápiz, poniendo recto el papel, y poniéndolo todo en orden.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Ryur
Gennin
Gennin
avatar

Cantidad de envíos : 29
Edad : 24
Fecha de inscripción : 01/09/2009

MensajeTema: Re: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   Sáb Sep 12, 2009 5:55 am

Rayos de luz entraban por el translúcido cristal, invadiendo toda la habitación y causando una molestia al joven durmiente. Lentamente ambos parpados fueron abriéndose poco a poco, enseñando los marrones ojos del joven; la luz entro por su retina y lentamente su visión fue aclarándose reconociendo finalmente los detalles de su habitación. Durante un segundo se quedó observando la habitación, para justo después incorporarse sobre la cama rápidamente debido al sobresalto; aquella no era su habitación. Pudo observar por los detalles de la decoración y demás que no se trataba de una casa excesivamente adinerada pero no era un tugurio. Había múltiples estanterías en aquel amplio cuarto, en las que se alojaban libros de medicina, jarrones y porta retratos. Entonces Ryur se dio cuenta de que se encontraba totalmente sin ropa. “A saber que coño pasó anoche, lo último que recuerdo es que conocí a una mujer y la invite a cenar. Creo recordar que no bebo.” Para comprobar si de verdad no había bebido, se aproximó su diestra a la boca y exhalo un poco de aire para más tarde olfatearlo y poder detectar el olor a alcohol. “Vale, comprobado que sigo sin beber, aunque no recuerdo haber comido menta.” Extrañado continuó su análisis de la estancia. Un delicado olor inundó sus fosas nasales, dándole a entender que alguien estaba preparando el desayuno. Dos segundos mas tarde aquella puerta se abrió y una mujer joven apareció portando una azulada bandeja con el desayuno. Poseía un pelo liso negro y francamente largo hasta poco más arriba de la cadera, su tez era pálida y tenía unos ojos negros muy profundos. Vestía un kimono rosa cerezo con bordados florales de un rosa mas intenso. Una sonrisa estaba dibujada en su cara mientras miraba al chico.

-Veo que al final te has despertado cariño. Te he preparado el desayuno.-

¿Cariño? ¿Desayuno?¿Qué leches? Ryur no entendía nada así que dándose toda la prisa que pudo buscó cada una de las piezas de su vestimenta. Resultaron francamente difíciles de encontrar ya que estaban desperdigadas por todo el cuarto. La mujer hablaba de trivialidades, de lo bien que se lo paso anoche, de lo mucho que quería al ninja y de planes para el futuro. Aquellas palabras pasaban por las orejas de Ryur como el hilo pasa a través de la cabeza de la aguja. Una vez encontrados sus ropajes, se apresuró por vestirse y salir de aquel lugar.

-¿Te vas, amor?-

Ryur no respondió, siempre estaba la posibilidad de cagarla con información extra y no quería arriesgarse a que aquella muchacha le preguntase si recordaba su nombre, típicas preguntas de mujeres. Una vez vestido la muchacha repitió la pregunta, añadiendo por supuesto el complemento “¿A dónde vas?” a la pregunta. Ryur se sumió en un silencio absoluto, se acercó a ella, la arrinconó en una porción del muro y apoyo su diestra en la pared, a pocos centímetros del rostro de esta. Los labios del joven se acercaron lentamente a la de la indecisa muchacha. Hicieron contacto en un intercambio de calor. Ryur aprovechó el tiempo para observar la habitación mientras ella mantenía los ojos cerrados. Finalmente encontró una carta en la que ponía claramente el nombre del destinatario. “Bien, ya tengo el nombre.”

Finalizando aquel beso, Ryur se incorporó y se acercó a la ventana, la cual en su opinión era su única vía de escape. La muchacha se quedo mirándolo mientras abría la ventana y apoyaba sus piernas sobre ella. Ryur la miro una última vez.

-Ya nos veremos, Kaila.-

Y acto seguido se lanzo por la ventana aterrizando sobre la fresca hierba para después salir disparado de allí. La mujer se quedó anonadada por un segundo, mientras se decía a si misma.

-¿De que conocía mi amorcito a mi hermana?

Una sonrisa se mostraba en el rostro del joven mientras corría hacia su próximo destino, el recinto donde se celebraba tal esperado examen.

Al parecer llegó tarde al lugar, ya que todo el mundo se lo repetía constantemente, sin embargo pudo notar que no muchos habían llegado o directamente no vendrían. “Hay gente que tiene miedo al papel y a la pluma, que se le va a hacer.” Se dijo para sus adentros mientras se acercaba hacia recepción para conseguir información sobre aquel examen. Una mujer, extrañamente parecida a la muchacha con la que había pasado la noche, estaba sentada sonriente detrás de un mueble de madera. A su derecha un hombre que debía ser de la misma profesión se sentaba malhumorado mientras observaba pequeños trozos de lo que parecía ser carbón negro junto a las marcas provocas por lo que parecía una pequeña explosión. Ryur no sabia decidirse; o la mujer que aparentaba ser la hermana de la que acaba de abandonar o el hombre con mala leche que probablemente le mataría a gritos. Se arriesgo y eligió la mujer.

-Disculpe, vengo para presentar mi inscripción al examen que esta a punto de comenzar.-

La mujer pasó los ojos por encima de Ryur y por un segundo, el ninja creía que le reconocería o algo por el estilo.

-Ah, muy bien. Rellene sus formularios y diríjase a la clase 6-B.-

Sin gastar mucho tiempo, el joven introdujo la información necesaria y abandonó a la señorita para irse hacia la primera prueba. Sintió cierto sentimiento de dejavi al dejarla a solas con ese hombre con mala hostia.

Finalmente encontró la clase y entró en ella con su sigilo natural. A su sorpresa el número de ninjas en aquella sala era mínimo. Bueno, mejor para él, y probablemente para el mundo. Como siempre hizo en sus años de academia, Ryur eligió el asiento mas alejado, no por mayor posibilidad de existo en las trampas si no porque le incomodaba tener gente detrás suya. Al sentarse, pudo notar lo mal fabricadas que estaban aquellos asientos. Parecía como si estuviesen diseñadas a propósito para que tuviesen un mínimo de comodidad, y para apreciar aquella comodidad había que adoptar una postura parecida a los cuadros de Picasso, y aquel ninja, no estaba por la labor.

Delante de sus narices había un papel impreso y un lápiz. Ojeó el examen meditando cada pregunta que estaba impresa. “Venga ya, para esto necesitas saber física quántica. Hablas hasta de la aceleración del viento en una tormenta tropical, pero si estamos en paralelo con China, no me jodas.” Su enfado nunca se acerco al afloramiento de la frustración pero si del instinto asesino. Ya de lejos veía un suspenso, así que por no perder el tiempo malgastando la energía de su muñeca, colocó el papel en su lugar anterior y se intento acomodar lo mejor posible a aquellas horribles sillas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Renku
Gennin
Gennin
avatar

Cantidad de envíos : 32
Localización : Villa Oculta de la Hoja
Fecha de inscripción : 13/09/2009

MensajeTema: Re: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   Lun Sep 14, 2009 5:52 pm

La luz del amanecer comenzaba a extender sus rayos desde lo alto del las montañas anaranjando el cielo cercano a ellos haciendo contraste entre la fría noche y el calido día.
Unos golpes se oían a lo lejos, como pequeños martilleos no muy seguidos cerca de la ventana del cuarto de Renku. A medida que el sol ascendía los golpes se volvían mas rápidos y ruidosos hasta que uno de ellos hizo suficiente estruendo como para quebrar un roca. En ese instante Renku se lavantó de un salto del futon, creyendo que ocurria algo en el patio interior de la tranquila y silenciada residencia del clan Uchiha, famoso por su poder, y por impartir justicia con el cuerpo de policía. Miró por la ventana apoyando las palmas de ambas manos en el soporte de la ventana y pudo comprobar que dos miembros del clan estaban teniendo un combate muy intenso:
Uno portaba un par de tonfas con las que golpeaba freneticamente a su adversario, mientras este se quedaba quieto, en una posición completamente estática con el brazo derecho totalmente estirado, la mano abierta y su mano izquierda sujetando esta por el antebrazo. Los golpes no cesaban y cada vez eran más contundentes hasta que un seco movimiento detuvo esta agresiva acción, el ninja de las tonfas se habia quedado inmóvil, con ambos brazos parados en la posición de ataque en la que el tiempo parecía haberse detenido.
El shinobi que se mantenía estático estirando el brazo derecho abrió los ojos muy lentamente, mostrando un color rojo sangre en su iris con tres pequeñas marcas en forma de coma que convergían en la pupila de los mismos. El Sharingan, sin duda la técnica más potente que el clan haya podido desarrollar, según dicen.
Acto seguido el Uchiha que portaba las tonfas se desplomaba al suelo como si acabasen de matar un animal de un único corte en la cabeza, si emitir respuesta nerviosa alguna. Una vez ya en el suelo, el otro ninja cargó con su oponente al hombro y emprendió marcha hacia la parte delantera del recinto. Renku estaba contemplando aquella situación y pensaba ''Espero conseguir ser más fuerte para poder resistir a técnicas como esa''. Un latido de su corazón se hizo notar como si le hubiesen clavado una katana al rojo vivo en el pecho, el sudor apareció si cansancio notorio, y comprendió que algo abominable lo estaba mirando: El hombre que cargaba al shinobi inconsciente dirigía una mirada fría y seria hacia Renku con el sharingan. Una pausa de al menos un par de segundos fue suficiente como para haberle hecho imaginar su propia muerte extendiéndola hastá limites de tiempo inimaginables . Los latidos se ralentizaban de nuevo, el sharingan habia desaparecido de sus ojos, y Renku empezó a jadear como si estuviese agotado de un duro día de entrenamiento cuando escuchó unas palabras de un tono algo más amistoso y cálido que la anterior situación:

''Renku, con esto tendrás mas que suficiente calentamiento para tu examen de ascenso, te deseo mucha suerte, no me defraudes, hermanito''- acabando prosiguió a toda prisa su marcha hacia el porche de la entrada. No pasó ni un segundo cuando Renku ya se hallaba bajando las escaleras que conducian a su dormitrio mientras se terminaba de colocar sus utensilios de combate. Su madre le esperaba abajo en un comedor muy bien adornado, en cuyo centro se situaba una mesa con todo tipo de alimentos. La mujer comenzó a preparar cariñosamente un pequeño mantel cuando Renku irrumpió:

-''Madre, llego tarde al examen de ascenso, lánzame un par de galletas caseras''- Eran las favoritas de Renku, hechas con cariño por los miembros de su clan que poseían una tienda de reposteria dentro de la residencia Uchiha. La madre frunció el ceño y le lanzo 2 galletas, el joven as cogió al vuelo, y sin deenerse salió corriendo por la puerta de la casa cerrandola tras de sí con un portazo.

Atravesó el patio interior a toda prisa, se veían as puertas adornadas con el símbolo del clan cuales daban a una calle recta y a ambos lados de esta pequeños comercios. Saltó la muralla sin dificultad y sin usar otro punto de apoyo más que sus pies y efectuando una voltereta hacia delante , salió de su hogar.

Habían transcurrido ya unos minutos, Renku no paraba de correr hacia el edificio donde le habían asignado. Durate la travesía ya se había comido una galleta, mientras que la otra la estaba saboreando en carrera sin usar las mano, ya que las llevaba estiradas completamente hacia atrás adoptando una postura aerodinámica.
Un edificio de con pequeños balcones y aplias ventanas se alzaba a pocos metros, era el edificio donde se llevaría a cabo un pequeño paso para alcanzar la gloria del shinobi. Grandes zancadas aproximaban las paredes del edificio, la puerta estaba abierta, asique entro rápidamente. A su izquierda se situaban unas escaleras, rapidamente empezo a subir por ellas sin detenerse, la galleta ya se había consumido y también había cumplido su función saciar el hambre. En la parte superior del edificio una joven de cabellos negros ataviada con la típica chaqueta verde con varios bolsillos y una bandana ninja de la hoja, el resto de las vestimentas eran una camiseta y un pantalón ambos de color azul marino. Con gesto amable dirigió la mirada a Renku y le preguntó:

-''¿Te presentas al examen de Chunnin? Dime tu nombre y te asignare tu aula de acuerdo a nuestras listas''-acabando, la bella joven gestuó una sonrisa. Renku la miró, era muy guapa, pero no tenía tiempo para intentar consegui algo con ella asique se limitó a contestar a la pregunta:

-Si, mi nombre es Renku Uchiha.''-Sin apartar la mirada de la atractiva kunoichi,observó que comenzaba a examinar unas grandes listas en la que seguramente habría decenas de participantes. Terminó y mirando a Renku dijo:

-''Muy bien,Renku Uchiha, tu aula es la 6-B dos plantas mas arriba, que tengas suerte''-y con otra sonrisa a modo de despedida concluyo sus palabras.

Al llegar a la planta indicada vió un pequeño cartel blanco sobre una puerta un tanto desgastada, ambas a mano izquierda en el que ponía ''Aula 6-B''. A lo lejos, un ninja de avanzada edad, estaba cerrando las puertas corredizas, emitiendo un leve ruido de rodamientos friccionando. Dos shuriken volaron por la estancia a toda velocidad con dirección a las puertas quedando atrapados entre ambas evitando que estas se cerrasen. El ninja dió media vuelta y vió que un joven shinobi de cabellos castaños y claros ojos azules se acercaba hacia él, era Renku, que a paso firme y seguido se aproximaba a la puerta diciendo:

-''Seguramente no se dió cuenta de que iba a entrar, no pasa nada, pero que no se repita...''-concluyó mientras mostraba unos ojos rojos cual fuego con una mirada fría y amenazadora hacia el otro shinobi. Este , molesto por las arrogantes palabras del chico contestó:

-''Quien te has creido que eres, podría dejarte fuera durante el resto de tus días y permanecerás siendo gennin.''- Dijo mientras abría de nuevo las puertas de par en par. Renku extendió su mano con un rapido movimiento, recogío el shuriken y mientras avanzaba hacia el interior del aula susurró:

-''Podrías, pero no lo harás...No quieres verme enfadado.''- Expresaba mientras dejaba mostrar su sharingan, el cual no tenia desarrollado por completo solamente dos de sus tres aspas conocidas.

Avanzaba por la estancia mientras cerraba lentamente los ojos. Con un parpadeo muy seguido, y desactivando su sharingan, contempló sin mostrar expresion facial alguna a muchos ninjas sentados en pupitres hablando ya que el instructor de la prueba no habia llegado. Renku se sentó en una mesa central junto a dos ninjas uno a su derecha y otro a su izquierda, ambos tenían su hoja de examen entre las manos, mientras que la de Renku estaba posada encima de la mesa. Todas las preguntas poseían una gran texto, pero gracias a los conocimientos adquiridos hasta el momento, renku pudo entender todas. Cogío el lapicero con la mano derecha y esperó hasta que la prueba comenzase...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin   

Volver arriba Ir abajo
 
Examen v 4.0 de ascenso a Chuunin
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EXAMEN DE VISTA jaja
» Nuestra particular puerta de entrada a la clásica
» Exámen final / Final Exam (1980)
» REGLAS DE LA MEDIDA DE LAS SÍLABAS O MÉTRICA. VOCALES
» Examen de 6º de EGB

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Naruto Universo :: Campos de Batallas :: Examenes-
Cambiar a: